Alfonso Parra

Floramientos

También puedes ver estar obras en Ciudad de la pintura.org

En la pintura expresionista de Alfonso Parra veo conjugadas estas dos versiones: vilencia en la visión de la realidad y enérgica templanza de expresar lo que ve. Esta conjugación de mirada agresiva y de formulación sensible le hace encarnar a su pintura en una bizarra elegancia de poderosa personalidad.

Hay una fuerza saludable en el fondo de esta obra, que se encardece en la forma con una cierta insolencia de la imagen. El vigoroso trazo se contiene para no azotar esa visión que la mirada ha concebido.

M.A. García Viñolas

Pueblo.

Entre las múltiples muestras de arte que se celebran estas fechas en nuestra ciudad, cabe destacar por derecho propio la importante exposición antológica de sus pinturas que efectúa Alfonso Parra en el Museo de Arte Moderno.

El conceptualismo formal de Alfonso Parra logra un perfecto equilibrio, manteniéndose siempre dentro de una atmósfera de expresión intensamente plástica, ya que en ningún momento el tema, en su aspecto literario, se apodera del ojo del espectador al haber sido destruido -o mejor tal vez, al no haber sido construido- por la mente y la mano del artista.

Emili Alba. Pintor.

Presidente de la Asociación de Artistas de Tarragona.

La pintura que el artista nos muestra está plena de vigorosa acción, de fuerza expresiva, de dinámica colorista que Alfonso Parra emplea con libertad generosa, ofreciéndonos el rico espectáculo de su excelente hacer plástico. Luego están los motivos de esta exposición, donde lo erótico protagoniza el conjunto de la muestra, ¡pero que limpieza y elegancia en el trato de las situaciones planteadas!, tanta que la desprenden en su totalidad de cualquier pensamiento morboso o aberrante.

A. Morales.

Diart, Correro del Arte..

Parra es un pintor “contra-corriente”, sabe que reivindica la manualidad en plena orgía de “mass-media”, de “videos” y de mecanización, pero esta auto-consciencia no es regresiva en un sentido histórico ya que lo que plantea, a pesar de que las apariencias le contradigan, es la síntesis entre su propia materialidad como ser humano y la materia pictórica que tiene que transformar en toda su complejidad.

Javier Herrera.

Revista Goya.

Pintura que esconde los detalles o los deja para mejor ocasión. Gesto y acción, pero gesto y acción para algo, para la representación de cuerpos en acción lúdica cuando no abiertamente orgiástica. Pintura limpia en su realización. Y es en esta limpieza donde el secreto de su luminosidad resiste, en este dejar a cada color decir su canción sin desentonar con los otros. Sinfonía. Libertad.

José María Iglesias.

“Guadalimar”.

No creo que tenga nada que ver este desparpajo cromático y formal, el vértigo expresivo que impone a sus figuras, a sus composiciones, con la onda actual neoexpresionista. Por de pronto, si lo fuera, el de Parra es un expresionismo de quien sabe pintar, sin concesiones a la moda y sin contemplaciones para la galería. Es así su pintura de cruda y de inmediata. De primitiva, diría yo.

Luis Alfonso Fernández.

Reseña.

“Exposiciones que se van” Se marcha la exposición de Goya en el Museo Provincial, y se marcha la exposición de joyas de Dalí. Y otra exposición que se marcha ¡mecachis diez!, es la de un buen pintor joven llamado Alfonso Parra. Este hombre ha hecho una exposición verdaderamente notable en la Galería Novart, de la calle Montesquinza. Ayer hablaba con él, yo he sido su gran animador, porque es una exposición de una valentía insólita; cuando todo el mundo juego a lo erótico frívolo, este hombre ha traído un erotismo cósmico realmente impresionante. Y me decía: “todo el mundo la ve pero es curioso, no he vendido ni un digbujo, se ha llenado la exposición y las críticas son buenas”. Y yo le decía: “Mira Alfonso Parra, en el fondo es tu mejor elogio; tu obra no se parece más que a tu propia obra y la gente compra aquello de lo que guarda alguna resonancia”. Para mí es verdadero creador aquel cuya obra recuerda a su propia obra -incluso al margen de la calidad que en el caso de Parra es de calidad notable-. Yo siempre pongo este ejemplo: hay gente que ante un cuadro de Miró dice: “Esto lo pinta mi sobrino”. ¡De acuerdo!, lo puede pintar su sobrino, pero en primer lugar está pintando un cuadro de Miró y en segundo lugar a Miró se le puede negar el pan y la sal como a cualquier hijo de vecino, pero hay una cosa que no se le puede negar a Miró y es que los cuadros de Miró se parecen fundamentalmente a los cuadros de Miró. Eso es lo creativo. Pues bien, Alfonso Parra ha traído una exposición de un erotismo cósmico donde todo vibra. Y de la exposición todo el mundo dice: “que raro es esto”. Dígalo más claramente: son cuadros de Alfonso Parra que sólo se parecen a los cuadros de Alfonso Parra.

Crítica dada por Santiago Amón en Antena 3 de Radio en diciembre de 1982. Madrid.

Lo importante en la pintura era la “pintura”, no el soporte formal que, según sus necesidades de plasmación, seguía para disponer el color en un espacio plástico.

Así, de pronto, me doy perfecta cuenta de que continúo encontrándome ante un pintor que domina la pintura, y no la académica, sino aquella pintura libre, el color en libertad que es capaz de representarlo todo, que instauraron los impresionistas, que recogieron los expresionistas pero que rechazaron los “fauves”.

En síntesis: que Parra sabe pintar, y pinta muy bien. Que necesita para pintar sentirse provocado. En cuanto eso sucede, se realiza pintando. Que si es la sociedad, que si es el cuerpo femenino y otra cosa, allá él. Lo que importa es que pinte, aunque el motivo sea el de criticar a un crítico, a unas instituciones o a unos cueros.

A mí no me queda nada más que saludarte por tu pintura.

Arnau Puig.

Catálogo.

Aviso Legal

/ © Alfonso Parra Domínguez

Floramiento (1982, Oleo-Lienzo, 162x130)

Floramiento (1983, Oleo-Lienzo, 162x130)

Floramiento (1982, Oleo-Lienzo, 162x130,
Museo Villafamés, Castellón)

Floramiento (1982, Oleo-Lienzo, 100x81)

Floramiento (1982, Oleo-Lienzo, 100x81)

Floramiento (1983, Oleo-Lienzo, 100x81)

Floramiento (1983, Oleo-Lienzo, 100x81)

Floramiento (1984, Oleo-Lienzo, 150x100)

Floramiento (1984, Oleo-Lienzo, 147x97)

Floramiento (1984, Oleo-Lienzo, 62x50)

Floramiento II (1983, Oleo-Lienzo, 114x97)

Floramiento III (1983, Oleo-Lienzo, 114x97)

Floramiento VI (1984, Oleo-Lienzo, 165x130)

Floramiento VII (1984, Oleo-Lienzo, 97x146)